Obstáculos para la Revelación

Comparta la sana doctrina

La revelación o mejor dicho iluminación de la escritura tiene múltiples niveles, pero hay algunas veces que nos oponemos por nuestra mente natural o nuestra vida carnal y solo nos quedamos en las revelaciones básicas, en este tema quiero mencionarle algunos obstáculos que pueden evitar que sigamos conociendo la verdad de Dios.

1 Corintios 2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; pero una sabiduría no de este siglo, ni de los gobernantes de este siglo, que van desapareciendo, 7 sino que hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que, desde antes de los siglos, Dios predestinó para nuestra gloria;

Inmadurez

Pablo les dice a los corintos que hay revelaciones de gloria que para eso necesitamos madurar, amado hermano no está hablando de los años naturales sino de los espirituales, una persona puede tener 50 años de edad pero espiritualmente puede ser un niño y entonces no podrá recibir mayores revelaciones, cuando uno es niño le enseñan cosas de niños porque solo eso puede entender pero a medida que maduramos vamos aprendiendo cosas que ni imaginábamos antes, así es la revelación espiritual, debemos ir a la madurez, pero la madurez se mide por la capacidad de diferenciar lo bueno y lo malo, los “adultos” son aquellos que durante su vida cristiana han aprendido a lo que es de Dios y lo que no:

Hebreos 5:13 Porque todo el que toma sólo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, porque es niño. 14 Pero el alimento sólido es para los adultos, los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal.

Debemos ir hacia la madurez espiritual, pero para conocer lo que es de Dios y lo que no debemos conocer cada vez más su palabra, pero los “niños” so les gusta la leche, es decir como un bebe que depende de su madre, así dependen de las enseñanzas de otros, mientras no decida estudiar y conocer la palabra como un verdadero discípulo va a seguir inmaduro, aunque tenga muchos años de estar en una congregación incluso aunque los hombres lo hayan nombrado autoridad en alguna área.

Sectarismo

1 Corintios 3:1 Así que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, no alimento sólido, porque todavía no podíais recibirlo. En verdad, ni aun ahora podéis, 3 porque todavía sois carnales. Pues habiendo celos y contiendas entre vosotros, ¿no sois carnales y andáis como hombres? 4 Porque cuando uno dice: Yo soy de Pablo, y otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois simplemente hombres?

Los de corinto empezaron a decir “yo soy de Pablo”, otros “yo soy de Apolos”, cuando empezamos a engrandecer los nombres de los ministros o ministerios en vez de el de Cristo y su palabra entonces vamos a estar aceptando doctrinas de hombres porque diremos yo lo creo porque lo dice “mi pastor” o porque así nos lo enseñan en “mi congregación”, esto puede quitarnos toda la bendición de una correcta interpretación. Si queremos imponer nuestra verdad o la forma de pensar que nos imponen, no lograremos la verdadera revelación; debemos quitar todo sectarismo, entender que la verdad es una y está en la escritura, debemos estar dispuestos a rectificar y corregir, si los ministros hicieran esto no habría tantas diferencias doctrinales en la iglesia de Dios.

Amado hermano esto es el estado de mucha iglesia hoy en día, teniendo dones como la iglesia de corinto pero sin las revelaciones más profundas por la inmadurez, por el sectarismo, yo lo veo en “júpiter”, viene un apóstol y dice hagamos un evento todas las iglesias de la ciudad y los otros le dicen ¡no puedo tengo reuniones esos días!, otro dice ¿cómo se manejaran las ofrendas?, otros dicen ¿quién va a predicar?, y uno se pregunta si así están los principales como estará el resto, debemos hace a un lado el sectarismo, unirnos por la gloria de Dios y no de los hombres y sus nombres, pero entiendo que esto solo Dios lo puede hacer porque hay muchos “intereses” en juego, pero al menos que las ovejas entiendan que la iglesia es una vamos a seguir enfrentando al enemigo como guerrillas, grupos separados, pero esta es una guerra espiritual y el ejército de Dios necesita unirse para tener todo su poder oremos a Dios para que de esta revelación a sus ministros y que la iglesia pueda unirse para hacer temblar la tierra y el infierno como al principio.

Discípulos, pero de los hombres

Otro obstáculo que está relacionado con el anterior es querer establecer como doctrinas los mandatos que los hombres, en su religiosidad, han establecido: “que no debe vestirse así”, “que es pecado ir allí o allá”, “que no conviva con su cónyuge si es pecador”, “no se puede bautizar si no toma este curso”, “que si no da el diezmo está bajo maldición”, etc.; continuar así, es ponerse una barrera que impide la revelación divina; esto hicieron los fariseos, establecer leyes que no tenían fundamento en la palabra con el fin de asegurar el dominio entre los demás y la mayoría en su inmadurez aceptan cualquier mandato sin tener el valor de revisar si es bíblico o no:

Mateo 15:2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Pues no se lavan las manos cuando comen pan. 3 Y respondiendo El, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de vuestra tradición? 4 Porque Dios dijo: “HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE,” y: “QUIEN HABLE MAL DE su PADRE O DE su MADRE, QUE MUERA.” 5 Pero vosotros decís: “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: ‘Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado’, 6 no necesitará más honrar a su padre o a su madre.” Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.

Examinemos el caso anterior, ellos seguían las tradiciones de los “ancianos” de lavarse las manos, pero como no la hacían otros entonces los criticaban y condenaban, pero Jesús les muestra que los mandatos de los hombres no tienen valor si no están de acuerdo a la escritura, y les muestra como ellos al contrario si quebrantaban la ley diciéndole a sus discípulos que no ayudaran a sus padres porque ese “dinero que tenían” ya era una ofrenda para Dios. Los discípulos de los fariseos creían ciegamente que lo que se les enseñaba era verdad; lamentablemente no fueron como los de Berea que eran discípulos pero del Señor, estos escudriñaban todo para comprobarlo. Hoy, muchos de los discípulos de los fariseos están en el infierno por haber seguido “su verdad” y no la de Dios (Mateo 23:15), muchos se hacen discípulos de hombres, Pablo les decía que al que había que seguir es a Cristo, ellos mismos como ministros podían equivocarse:

Gálatas 1:8 Pero si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.

Por favor amado hermano note que “no les dijo si alguien viene a predicarles otro evangelio contrario”, el Apóstol les dijo “si aún nosotros”, es decir que él se incluyó porque no era infalible, pero ahora se escucha desde algunos púlpitos cuidado con lo que predican en otro lugar, u otros asegurando esto nos lo enseñaron nuestros abuelos o padres entonces está correcto, pero lo que debemos es enseñarle a los hermanos que todos los hombres se pueden equivocar y que la forma es ser como los Bereanos y escudriñar, investigar, comparar, revisar si es así (Hechos 17:11), que no le digan a todo amen.

Prejuicios

Otro obstáculo que debemos quitar son los prejuicios, a veces por género, raza, estatus social, etc. Algunas personas creen que, por no poseer estudios profesionales en lo secular, o por no ser tan “inteligentes”, están en desventaja para recibir la revelación; pero sepa usted que no es con la mente (alma), es con el Espíritu que alcanzamos las verdades de Dios; esto no es sabiduría humana, es divina. No piense que un hermano porque es universitario y que estudio teología lleva ventajas, no hermano, Saulo era de los más preparados como fariseo que fue pero con todo y eso iba rumbo al infierno, en cambio Pedro era del vulgo y sin letras y tenía revelación directa de Dios, aprendamos de Saulo que cuando recibió la primera revelación de Cristo dejo todo atrás y fue en pos de mayores revelaciones para conocer más y más de la gloria de Dios (Filipenses 3:7-16), note que fue más fácil para Pedro que para Pablo, porque Pedro no tenía mucho que dejar pero algunas veces nuestra preparación secular o religiosa nos puede impedir querer dejar toda “esa sabiduría humana” para conocer la verdadera revelación (ver 1 Corintios 3:18 y 1:20).

No debemos cometer el error de adaptar la escritura a nuestra forma de pensar, al contrario, la revelación es que nos dan los pensamientos de Dios para entender como es la realidad y no como la imaginamos, esto no es esculpidos por el arte y el pensamiento humano como dice Hechos 17:29, ni es con filosofías y vanas sutilezas como dice Colosenses 2:8, debemos dejar a un lado todo prejuicio.

Cultura

La cultura muchas veces nos afecta en cuanto a la apreciación de la verdad; queremos creer que algo es de Dios por el simple hecho de que la mayoría lo dice, o porque nuestros “padres” así lo creen; la verdad no depende de si la mayoría lo cree o no, depende de la palabra de Dios, Colosenses 2:8 dice que tengamos cuidado de no ser arrastrados por las tradiciones de los hombres que con conforme a los principios elementales del mundo. Debemos entender que la única y absoluta verdad es la revelada en la Biblia; cuando damos importancia a otras fuentes de enseñanza, estamos desviándonos del camino a la verdad de Dios, lo que los hombres decimos o escribimos solo tiene validez si está de acuerdo a la escritura. A veces algunos continúan siendo llevados por la forma del mundo con celebraciones que no son bíblicas porque no se han atrevido a desechar la vana manera de sus padres, por temor a ofender a otros, sin darse cuenta que eso es decir “no tengo temor de Dios solo de los hombres”, revisemos lo que hacemos, pidamos revelación, pero de algo estoy seguro, Dios muestra su revelación al que está dispuesto a recibirla, a aceptarla y a ponerla por obra, debemos ser valientes porque desechar lo malo requiere tomar decisiones.

En otro estudio hablaremos de la falta de consagración que es otro gran obstáculo pero que requiere un poco más de explicación, haremos un tema solo para este punto. Hermano estos son algunos obstáculos, avancemos con fe y pidiendo a Dios la ayuda necesaria para ir madurando para poder recibir todas las revelaciones que Dios tiene para nosotros por su Espíritu Santo para llevarnos de gloria en gloria.