Necesitamos ser Preparados por El Espíritu de Dios

Comparta la sana doctrina
  • 1
    Share

¿Cómo nos aseguramos que nos preparen para su venida? ¿En que consiste el evangelio? ¿Cómo saber si realmente soy dependiente de los hombres? ¿Dónde y cuándo puedo tener comunión con Dios? ¿Cuál es la labor de un evangelista? ¿Cuál es la labor del Espíritu Santo? ¿Cuál es la diferencia entre religiosidad vana y comunión? ¿Qué revelación encontramos en el libro de Ester?

El tiempo es corto, pronto sonará la trompeta y debemos prepararnos para ese momento glorioso, el problema es que muchos no están dejándose preparar, hermanos reunirnos en un culto con los hermanos es algo de gran bendición, somos miembros del cuerpo de Cristo y es necesario tener comunión con los santos, pero he visto un terrible mal y es que muchos pastores en su afán por tener congregaciones grandes y llenas (no quiero pensar que solo es por dinero), hacen a la gente dependiente de los hombres y esto puede ser un gran problema para la preparación de los santos en este tiempo final, ellos hacen un énfasis excesivo en los cultos, muchos sacando el famoso verso de la epístola a los hebreos como una amenaza:

Hebreos 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.

Usted puede comprobar esto, al platicar con muchas personas nos damos cuenta que terminan pensando que Dios está allí donde nos reunimos, lo que llaman el templo o la iglesia (cosa que no es correcta), y piensan que cuando salimos allá se quedó Dios “en su casa”, aunque algunos dicen que “saben” que Dios está con ellos, creen que no es igual en el culto que en su casa o en su trabajo, que en el día a día “no es lo mismo”, por eso se ve su falta de fe y manifestación de la vida de Dios, el problema es que les han hecho creer que el lugar donde nos encontramos con Dios es en el culto, pero eso es una terrible ignorancia de lo que ha pasado con la venida de Cristo, usted debe saber que por medio de su resurrección ahora nosotros tenemos a Dios mismo dentro de nosotros, está con nosotros todos los días, en todo lugar, no digo que no asista a los cultos, en el culto sucede algo maravilloso que es tener comunión con nuestros hermanos, pero la comunión con Dios la podemos tener en todo momento, si piensa usted que su oración es escuchada mejor en el culto, si piensa que el mejor lugar para encontrar a Dios es en la congregación, si piensa que el lugar para alabar a Dios es en el culto, si piensa que la comunión con los hermanos solo allí, entonces se ha quedado con el antiguo pacto aunque diga que es cristiano, no ha conocido la gracia de Dios para esta dispensación, antes todo se hacía en el templo, pero en esta dispensación nosotros, cada uno de los creyentes somos templo del Espíritu Santo:

1 Corintios 6:19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

Lea que nosotros somos el templo de Dios, en el mismo libro de Hebreos dice que la casa de Dios ahora somos nosotros:

Hebreos 3:6 pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra esperanza.

He escuchado de personas que quieren recibir al Señor Jesus para ser salvas, pero les han hecho creer que hay que asistir a un culto en “una iglesia” para hacer la confesión pública y solo así se salvan, los ministerios que piensan así tienen muy poco evangelismo y discipulado pues todo lo hacen girar en torno al edificio de reunión, pero al leer la historia de la iglesia apostólica se dará cuenta que es una iglesia misionera, no es una iglesia cultera como las congregaciones modernas, hermano si le mostráramos a la gente que allí donde estén, donde son tocados por Dios allí pueden ser salvos si tan solo lo creen y lo confiesan, la vida en Cristo es una relación permanente de comunión con Dios por medio de su espíritu que nos ha dado, es Dios produciendo en nosotros una nueva creación.

Hebreos 13:20 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, 21 os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Note que luego de decirnos que Jesucristo es el gran pastor y que resucitó, nos dice que Dios nos hará aptos en toda buena obra, pero la clave la dice después, “haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo”, recuerde que el que empezó la buena obra la va a perfeccionar (Fil 1:6), es decir que por medio de la vida de Cristo que está en nosotros Dios produce lo que le agrada, hermano amado la vida cristiana no es un asunto de ser dependientes de los hombres, es una conexión real y profunda con Dios, el mismo sembró su vida en nosotros por medio de Jesucristo, la realidad de una nueva vida no está evidenciada por asistir a los cultos y ser miembros de “una iglesia”, la evidencia es nuestra comunión y dependencia del Espíritu Santo, una relación personal y directa con Dios:

Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. 15 pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.

Pero ahora la gente en su ignorancia y afán de “agradar a Dios” se somete a la esclavitud de los hombres y les importa más que dice un ministro que lo dice El Espíritu Santo, les importa más los mandamientos de los hombres que la palabra de Dios, todo eso porque los han hecho dependientes de los hombres a través del sistema de cultos. Ya dijimos que los cultos pueden ser una gran bendición porque nos reunimos los hermanos para tener comunión, el problema que tenemos es que la gente confunde la emoción con la presencia de Dios, los hermanos piensan que la emoción que uno siente cuando estamos cantando en el culto es la presencia de Dios, porque su imagen del evangelio está basada en el antiguo pacto, ellos ven el culto judío y piensan que así debe ser la vida cristiana, con la nube de gloria descendiendo, ven al pastor y piensan que es el Moisés que Dios les dio, pero El Señor Jesus vino a mostrarnos como es ahora la vida espiritual.

Juan 4:20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde se debe adorar. 21 Jesús le dijo: Mujer, créeme; la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 22 vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. 23 pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren.

Estamos en el tiempo del Espíritu, no es en un monte, no es un templo físico, es en El Espíritu, la vida cristiana se vive en la guía y comunión del Espíritu, allí somos transformados a la imagen de Cristo, desde lo interior hacia lo exterior:

2 Corintios 3:17 Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. 18 pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.

Note que la transformación es una obra del Espíritu, no es un asunto de hombres, la fortaleza espiritual viene de la comunión con El Espíritu:

Efesios 3:16 que os conceda, conforme a las riquezas de su gloria, ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior;

Hermano no estoy diciendo que la vida cristiana es individualista, por favor lea bien, somos un cuerpo cada uno nos edificamos mutuamente, pero nos edificamos con la vida que hemos recibido de Dios por su espíritu, no es la dependencia de la palabra de un ministro, no es pensar que en el culto es donde está el lugar donde Dios nos oye, donde hablamos con Dios, donde Dios nos bendice, los que piensan así se han quedado en la catedra del antiguo pacto y no han conocido la gracia de Dios y la dispensación en que vivimos, ahora el reino de Dios es espiritual, y es una obra del Espíritu Santo adentro nuestro:

Romanos 14:17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

La comunión que tenemos con los santos no depende de un lugar, es una conexión espiritual pues somos colectivamente templos del Espíritu Santo, claro que es bueno reunirnos, claro que es de bendición tener comunión con los hermanos, edificar y ser edificados, pero lo que debemos entender es que esa comunión y esa reunión no está hablando de cultos en un edificio, note el siguiente pasaje:

Mateo 18:19 Además os digo, que, si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. 20 porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Si usted lee las epístolas se dará cuenta que muchas congregaciones eran en las casas, porque el requisito es que con tan solo dos o tres que nos reunamos en nombre del Señor, allí está la comunión como Cuerpo, no dice que debe ser en un lugar con un rotulo de iglesia, espero que pueda conocer la verdad de la palabra, note que dice que si nos ponemos de acuerdo con otro hermano es suficiente para poder orar y que Dios nos escuche, pero cuanta dependencia han hecho los hombres de sus edificios, y gran parte de la cristiandad se pierde la gloria de tener comunión con El Espíritu y con los hermanos, no perdamos la realidad de este tiempo, Dios está con nosotros, nos ha dado su Espíritu y desea tener comunión permanente con nosotros, no permitamos que nos digan que la comunión con Dios es un lugar que llaman casa de Dios cuando Dios mismo esta adentro nuestro.

2 Corintios 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

Hermano debemos permanecer en El, pero imagine que algunos piensan que si el arrebatamiento no es un día de culto quien sabe cómo les vaya, es decir, en su opinión es mejor que sea en un culto, note como hacen diferencia entre los días, pero cuando sabemos que le pertenecemos a Cristo sabemos que no importa si el día o la hora, lo que importa es haber estado en comunión constante por medio de su Espíritu:

Colosenses 2:16 Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo; 17 cosas que sólo son sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo.

Hermano, todo el aprendizaje y guía es algo que se recibe por El Espíritu:

1 Juan 2:26 Os he escrito estas cosas respecto a los que están tratando de engañaros. 27 y en cuanto a vosotros, la unción que recibisteis de El permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; pero así como su unción os enseña acerca de todas las cosas, y es verdadera y no mentira, y así como os ha enseñado, permanecéis en El.

La poca comunión con Dios por medio de su espíritu es lo que tiene la cristiandad tan confundida y dependiente de los hombres, olvidan que aunque Dios usa hombres como nosotros para llevar la palabra, les dijo a sus apóstoles que no se fueran hasta que viniera el Espíritu Santo:

Hechos 1:2 hasta el día en que fue recibido arriba, después de que por el Espíritu Santo había dado instrucciones a los apóstoles que había escogido… 4 Y reuniéndolos, les mandó que no salieran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre: La cual, les dijo, oísteis de mí;

Note el verso 2 que dice que las instrucciones las da por El Espíritu Santo, eso lo mostro Pablo:

Gálatas 1:12 Pues ni lo recibí de hombre, ni me fue enseñado, sino que lo recibí por medio de una revelación de Jesucristo.

Claro que debemos ser instruidos por hombres, pero en que y para que, es algo que debemos saber todos, porque Dios no nos quiere dependiendo de los hombres sino de su Espiritu que es quien nos capacita a todos:

2 Corintios 3:4 Y esta confianza tenemos hacia Dios por medio de Cristo: 5 no que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra suficiencia es de Dios, 6 el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Los hombres debemos ser siervos no señores, guiados por El Espíritu Santo para enseñar a la iglesia no a depender de los hombres sino de Dios, que Él está adentro de cada creyente para guiarlo a toda verdad, para fortalecerlo, renovarlo, enseñarles y prepararlo para su venida, hasta que volvamos al Señor nos daremos cuenta de lo que es realmente el evangelio, una relación personal con Dios que luego se manifiesta en comunión con los hermanos, pero ahora el énfasis es el culto que en muchos lugares es un concierto de una hora y luego una conferencia de otra hora, atender el culto eso es servir, volvamos a la senda antigua, a la realidad que la vida Cristina es manifestar la vida de Dios que ya está en nosotros.

La figura de Ester revela la misión de los ministros

Déjeme mostrarle el ejemplo en la figura de Mardoqueo, el representa la labor de los ministros, le asignan para cuidar a una futura reina, Ester que no es su hija, Ester es figura de la iglesia hija de Dios, pero el Rey (figura de Cristo) la manda a llamar para prepararla para la boda, aquí viene el problema de muchos ministros, Mardoqueo no quería que Esther se fuera al harén a ser preparada, él se oponía al mandato del rey según el queriéndola cuidar y haciendo su trabajo, así los ministros que no saben su función creen que ellos pueden preparar a la iglesia (Ester) para la boda y muestran celo por las ovejas, pero el único que la puede preparar está en el harén, el eunuco es figura del Espíritu Santo, él fue quien le dijo a Esther como prepararse para ser escogida por el Rey para la boda, finalmente Mardoqueo no tuvo más remedio que dejar irla y lo que hacía era que cada tarde iba a ver si como estaba ella:

Ester 2:11 Y todos los días Mardoqueo se paseaba delante del patio del harén para enterarse de cómo estaba Ester y qué le sucedía.

Así nosotros los ministros debemos enseñarles a los hermanos que el único que conoce lo que la agrada al Rey es El Espíritu Santo, enseñemos y “supervisemos” que los hermanos estén aprendiendo la dependencia del Espíritu y no a depender y seguir la guía de los hombres.

Hermano allí donde estas puedes decirle con fe: Espíritu Santo necesito, anhelo, deseo tu comunión, tu guía, tu fortaleza, tu revelación, tu transformación tu preparación, si lo hacemos de corazón, él nos asistirá, el desea hacerlo para glorificar a Cristo Jesús y a nuestro Padre Celestial y prepararnos para el encuentro con nuestro amado rey de reyes.

Aquí puede descargarlo en PDF para su comodidad: https://mega.nz/#!Re5FzRDB!Hk_Iigq4ZFrXcJseBmt738Zkvy1eIdWadgQ9jmfm1JI